Artur Mas se ha dirigido en tono solemne a los medios catalanes esta mañana tras finalizar la llamada cumbre anticorrupción. La reunión, a la que han asistido los principales representantes del gobierno autonómico, se ha hecho íntegramente en catalán, así como la rueda de prensa posterior.

Según se ha podido deducir de las partes más inteligibles de su parlamento, la cumbre ha llevado al mandatario catalán a “dunar asfors en forma de masuras cucretas”. Han aflorado en el discurso términos claramente reconocibles de raíz latina como “curruptsió” -corrupción (?)-, “crisi” -crisis- o “afruntá” -afrontó o afrutado-.

“Dunar asfors en forma de masuras cucretas”, pudo entenderse

Los medios nacionales creen que Mas ha hablado de estrategias concretas para afrontar la crisis “unilateralmente” y en su propio idioma.

El diario La Razón va un poco más allá, asegurando que la Generalitat está decidida a “afrutar la corrupción” haciendo piña para eludir los escándalos que han salido a la luz recientemente a fuerza de quitarles hierro “y hablando de sus trapos sucios en catalán, de espaldas al resto”.

Fuentes del Ejecutivo de Mariano Rajoy admiten que el Gobierno central está pendiente de lo que Artur Mas vaya a hacer en las próximas horas, ya que todo parece indicar que sus palabras, muy enérgicas, intentaban activar algún tipo de movilización.

“Observando las caras de los periodistas catalanes que escuchaban a Mas, se perciben arqueamientos de cejas, puños apretados y pupilas dilatadas. Están tramando algo y a nosotros no nos han comunicado nada”, explican fuentes de Moncloa.

A la espera de un análisis grafológico

El Gobierno no descarta iniciar una investigación para esclarecer el contenido del discurso de Artur Mas. El diario El Mundo asegura que dispone de una de las notas manuscritas que el catalán tenía en el atril mientras hablaba. Su análisis grafológico podría aportar muchas pistas.

Este medio ha intentado contactar directamente con el presidente de la Generalitat a través de su departamento de comunicación, obteniendo como única respuesta un mensaje de contestador grabado también en el idioma local.