Los lectores de National Geographic han escogido a Parsífal, un impresionante ejemplar de gorila de montaña de Ruanda, como el primate más sexy del mundo. Es el quinto año consecutivo que este simio encabeza la lista de los 100 simios más deseados.

La fama de Parsífal ha subido como la espuma este año debido a su presencia en tres documentales, desbancando al mono malvado del armario de la serie “Padre de Familia”, que ha encabezado la lista los últimos cinco años. El gorila ha acudido al Zoo de Berlín a recoger el premio luciendo un majestuoso “lomo plateado”, muy adecuado para la ocasión. El animal ha agradecido el galardón devorando la revista, mostrando una vez más por qué se convirtió enseguida en la estrella de “A crazy crazy World of Monkeys”, la serie documental con la que ha ganado fama.

“Es un dios de curvas imposibles”

“Parsífal ha sabido sacarle partido a un físico privilegiado, sí, pero también destila unas tablas y una simpatía delante de las cámaras por las que muchos otros primates matarían. No hace falta ser muy listo para darse cuenta de que este gorila macho con cuerpo de escándalo tiene por delante un carrerón si juega bien sus cartas y no deja de poner los morritos que le hacen tan característico”, comentó el director de la publicación justo antes de entregarle el galardón al gorila.

Al evento también acudieron otros grandes primates como Parsífal que, aunque no consiguieron el primer puesto, también forman parte de la lista: el lémur Baby Blue, compañero de Parsífal en la serie, Deonkey Kong, estrella de los videojuegos y el mono de Ikea, una de las novedades del año. Todos ellos fueron reconocidos como los monos más deseados del mundo junto a Parsífal.

Por su parte, la revista científica Nature también publicó la semana pasada su lista anual de “Mutaciones de la gripe más influyentes de 2012”, encabezada por una mutación del virus H5N1, una variedad de la gripe aviar que puede ser transmitida por el aire de mamífero a mamífero. “Es la mutación en la que se fijan las otras variedades para mutar, va siempre un paso por delante”, explicaba el editor de la revista.