Un informe de la Sociedad Española de Medicina confirma que estar harto ya de tanto cabrón produce efectos vasodilatadores en el organismo y, en general, favorece la circulación. Esta conclusión se ha obtenido al comprobar el descenso en España de los accidentes vasculares, que coincide con la creciente tendencia de los ciudadanos a estar “hasta los cojones”.

Las caceroladas, las manifestaciones y sobre todo los desahucios están acabando con el sedentarismo de los españoles que, según los expertos, “han recuperado niveles de actividad que no se veían desde que corríamos delante de los grises”.

Los recortes en Sanidad son buenos para la salud

Se descarta también la creencia popular de que tenerlos hinchados es perjudicial: las cosas que nos ponen enfermos son altamente beneficiosas para nuestra salud y garantizan una correcta presión arterial.

“Recomendamos a los ciudadanos que se reúnan con regularidad para rodear el Congreso, especialmente a los mayores. Es una actividad que tonifica el organismo, promueve la socialización y nos obliga a estar alerta previniendo al alzheimer”, insiste el informe, matizando que “hay que equilibrar este ejercicio con otras actividades de descanso como por ejemplo encadenarse a las puertas de una entidad bancaria”.

Quemar contenedores combate la hipotermia

Los médicos recuerdan que en España hay casi tres millones de personas viviendo en la calle. Para estos casos, cada vez más frecuentes, se ha elaborado una guía de recomendaciones para evitar la hipotermia en pleno invierno. “Quemar contenedores, unos tres por semana y por persona, proporciona una intensa fuente de calor que ayuda a combatir el frío”, explican los especialistas.