Si sigue orinando a ese ritmo, el nivel del mar subirá dos metros. El buque MV Esperanza de Greenpeace se ha acercado a la costa en la que el esquimal está orinando para pedirle que intente orinar “no tan calentito” ante el temor de que grandes bloques de hielo sigan desprendiéndose de la Antártida. El esquimal les ha contestado bajándose los pantalones y reforestando la superficie polar “plantando un pino”.