Elton John con sus niños a cuestas y la casa colgando

Si alguien creía que los musicales de Broadway solo funcionaban en Broadway, estaba muy equivocado. El éxito en España del musical “El rey león”, por citar solo una de las últimas grandes adaptaciones, ha demostrado que nuestro público también es receptivo a las grandes historias contadas con bellas coreografías y brillantes composiciones musicales. Por eso Disney se ha atrevido incluso a ir un paso más allá rompiendo otra de las reglas de oro del negocio: la que insiste en que las adaptaciones de los musicales deben ser copias exactas del espectáculo original.

La versión española del musical de Elton John y Tim Rice se pasa por el forro la literalidad del montaje primigenio, sustituyendo la influencia de Giuseppe Verdi por la de Carmen Machi. “Aquí en España el nombre de Aída se asocia directamente al de la serie de Globomedia. Carmen Machi arrastra incluso más público español que el propio Elton John. ¿Por qué no unir las dos estrellas en un espectáculo único?”, explican los productores del musical.

El libreto cuenta una historia de amor en plena dominación de Egipto sobre Nubia en el tiempo de los faraones, siempre con los típicos conflictos de la clase media española como trasfondo. La obra comienza cuando el padre de Aída muere, obligando a la mujer (interpretada por Carmen Machi) a hacerse cargo de sus dos hijos menores ganándose la vida como esclava. El príncipe egipcio Radamés, cliente habitual del Bar Reinols y prometido de la princesa Amneris alias “la Amne”, se enamora de ella entablando una relación que terminará trágicamente, con los amantes sellados en el interior de una tumba y todos los vecinos del barrio, encabezados por el gran Luisma (Paco León), intentando liberarlos en un número de flamenquito desternillante y basado en la canción “Bailaré sobre tu tumba”.

Con esta reinterpretación de “Aída”, Elton John demuestra una vez más que la música no entiende de prejuicios. En vez de tomar como punto de partida los ritmos africanos, el británico se ha inspirado ahora en la rumba y el flamenco para acercarse al espectador de Telecinco. Las sesiones de trabajo con Bebe sin duda han ayudado a conciliar estilos muy alejados. También el argumento muestra que las mejores historias surgen de los pequeños conflictos, y tanto da si éstos se desarrollan en las pirámides de Egipto o en el barrio de Esperanza Sur.

Los fans de la serie probablemente reconozcan tramas que ya han visto en la televisión, sobre todo en las primeras temporadas, pero la ambientación y casi todos los chistes son nuevos. Se agradece también que los actores del musical sean en su mayoría los mismos que actúan en la pequeña pantalla, por mucho que no todos bailen bien -el nivel es muy irregular en este sentido, y a Machi los ensayos le han costado dos hernias discales-. Los seguidores de Elton John, por su parte, seguirán disfrutando de grandes momentos -“Fortune favors Barajas” recuerda a la mítica “Rocket Man”-. Y los amantes de la ópera, conocedores del estilo de Verdi, es mejor que se queden en casa porque el montaje les parecerá una puta mierda pinchada en un palo.

Lo mejor: la valentía de Elton John al aceptar este reto.

Lo peor: se pasan a Verdi por el forro.

Valoración El Mundo Today: ★★★★★

El Mundo Today, la actualidad de la crítica con entradas.com.