La prensa internacional sigue haciéndose eco de la grave situación económica que afronta España. Esta vez, el diario The New York Times pone el acento en las miles de familias españolas sin móvil de nueva generación que, por culpa de la precariedad, están quedando fuera de Whatsapp y aún se comunican “a voz en grito, como animales”.

El diario afirma que muchos adolescentes de nuestro país “tienen que esperar horas para actualizar sus estados en Facebook y, cuando al fin encuentran WiFi gratuito, ya no recuerdan lo que querían decir”.

Si tienen iPhone, no pueden permitirse una funda

Los periodistas del rotativo estadounidense sitúan a España en el grado 10 del Índice Nokia, una escala de 12 pasos que sirve para evaluar la presencia de teléfonos móviles anteriores al advenimiento del iPhone. “Los pocos ciudadanos con el privilegio de tener una cuenta en Instagram porque consiguieron un iPhone 3 en el Cash Converters, la utilizan para ver los gin-tónics que se consumen en el Primer Mundo. Ellos solo pueden compartir fotos de sus pies o de sus gatos recogidos en la calle”, insiste el artículo.

“Perdidos sin GPS, preguntando a desconocidos por la calle”

El reportaje muestra fotografías de personas perdidas en las calles de Madrid, sin un móvil dotado de Google Maps “con el que poder encontrar su lugar en el mundo”. Como en la Edad Media, prosigue el texto, “acaban preguntando a forasteros que tampoco tienen ‘smartphone’, con lo que al final solo se cuenta con la red de colaboración ciudadana”.

La parte más emotiva del artículo es el testimonio de Santos y Rogelia Garcés, un matrimonio de Valladolid que aún tiene una tele de tubo “con figuras de porcelana y otras reliquias tribales encima de la pantalla”.