Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han logrado alcanzar, tras dos meses y seis días de dura travesía, la costa noreste de los Estados Unidos. Lo han hecho a bordo de una patera de fabricación cien por cien española, en lo que el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha calificado de “hito sin igual en la historia de la ciencia de nuestro país”. Ahora, los científicos tratarán de encontrar un trabajo digno en la Universidad de Stanford, en California.

El próximo reto es enviar pateras al espacio

“Hemos perdido a tres becarios en esta travesía, pero ha valido la pena. Las ganas de mejorar nuestras condiciones de trabajo nos dieron la fuerza necesaria. Desde aquí queremos agradecer al Gobierno su apoyo logístico que nos permitió fabricar esta patera con seis maderos y unos clavos. Esperamos no defraudar y volver a España dentro de unos años para enseñar a otros lo que habremos aprendido en esta tierra de oportunidades”, explica el doctor Roberto Sanchís, responsable del proyecto.

De Guindos ha asegurado que esta “brillante gesta” demuestra que, pese a la crisis, los científicos españoles “no pierden las ganas de luchar y siguen siendo un referente mundial”. El ministro tiene previsto viajar a Boston en avión para felicitar personalmente a los investigadores y desearles lo mejor “en este proyecto que no ha hecho más que empezar”. El titular de Economía ha afirmado, incluso, que “no es descabellado pensar que en un futuro próximo los españoles seamos capaces de mandar pateras al espacio”.

Los americanos están hartos de la fuga de cerebros española

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha deseado lo mejor a los científicos españoles pero también ha aprovechado para lamentar la fuga de cerebros que se está produciendo en España “y que a nosotros nos genera bastantes problemas”. Obama ha explicado que los centros de investigación estadounidenses ya no saben dónde colocar a esos “cerebros fugados”. A muchos de ellos se les encargan trabajos mecánicos como pegar sellos o limpiar aparatos de laboratorio, pero si siguen llegando más “habrá serios problemas para encomendarles tareas que se ajusten a su nivel de formación”.