Siete hombres que estaban celebrando una fiesta de despedida de soltero anunciaron este sábado que se presentaban como grupo a la Xunta en las próximas elecciones autonómicas del 21 de octubre.

Su programa electoral está basado en “huir de la partidocracia, atajar los problemas inmediatos de la ciudadanía y celebrar que la novia del Juanlu le ha trincado para toda la vida”. El cabeza de lista de la agrupación sería el susodicho novio, Juanlu Guzmán, de 37 años.

El acto de presentación del proyecto político, celebrado en el bar restaurante “El Cochinillo Loco”, lugar escogido para la cena del grupo, consistió en un discurso breve de Juan ‘el piernas’, amigo del novio: “¡Tíos, vamos a llevar al Juanlu a la presidencia de la Xunta! ¡Que se nos casa, coño! ¿A que no hay huevos?”, proferido encima de la mesa tras el espectáculo de la estriper.

“Igual amanecemos mañana en Malibú, nos enrolamos en un pesquero o damos un golpe de Estado, lo que sea por el Juanlu”, dice un amigo

El anuncio de la candidatura no fue algo premeditado sino que se improvisó sobre la marcha. “Aquí lo único que sabíamos era que habría mucho alcohol y una estriper a las doce, pero somos jóvenes y estamos locos y sueltos en la ciudad y puede pasar cualquier cosa. Y si eso incluye un proyecto de gobierno que saque a Galicia del estancamiento económico, del paro y de una grave situación de recesión, pues se hace. Porque el Juanlu es mi colega y se va a casar”, explica justo antes de vomitar Gonzalo, un administrativo de 42 años y padre de dos hijos.

Los carteles de la campaña.

Los siete hombres del grupo, dos de los cuales llevan enormes cascos de plástico con cuernos de vikingo, no han dejado de hacer campaña desde el pasado sábado. Y aunque los partidos mayoritarios les llevan algo de ventaja, su grupo político “Despedida del Juanlu y Democracia” ha dado muestras de liderazgo en todos los bares, restaurantes y clubes de carretera en los que han hecho campaña. “Entramos en cualquier local y empezamos a gritar y a hacer el loco y animamos el cotarro. En nuestros mítines hay mucho J&B, mucho entusiasmo por el futuro de Galicia y muchas collejas al Juanlu porque se casa, el muy pringao”, explica Pedro, un amigo del novio que acudió a la despedida “por no hacer el feo” pero que ha acabado convencido de su ideario político.

De la última gran juerga a la fiesta de la democracia

Tras presentarse como “un hombre libre, pero comprometido”, Juanlu ha asegurado que lo que puede aportar con su candidatura “es la madurez del que ha sentado la cabeza y ha decidido casarse con su novia de toda la vida, y eso mismo voy a hacer por Galicia”.

Pese al convencimiento con el que habla, Juanlu no puede esconder cierto atisbo de duda en su candidatura. “A mí es que no me apetece ni celebrar la despedida de soltero ni lo de las elecciones, pero ya se sabe que en estas ocasiones uno tiene que hacer lo que los colegas esperan: beber, bailar con la estriper, defender un ideario político… Toca aguantar el chaparrón, hacer el payaso un poco, cumplir la candidatura de cuatro años y ya está. Da un poco de corte todo esto pero es lo que toca”, confiesa el novio y candidato.

Según han confirmado tanto Juanlu como sus compañeros, llegarán con algo de retraso a la boda. “Pero no más de cuatro años porque no pienso presentarme otra vez”, asegura Juanlu justo antes de volverse a subir a la limusina Hummer color fucsia que están utilizando para hacer campaña por toda la región.