“Vientos de terciopelo”, la novela que tu cuñado el Alfonso logró terminar este verano tras dar el coñazo con ella durante casi dos años, no ha obtenido ningún reconocimiento en la 61ª edición del Premio Planeta, cuya gala se celebró ayer en el Palacio de Congresos de Barcelona.

El hecho de que tu cuñado no hubiera recibido ninguna invitación para asistir al evento ya hizo temer lo peor a la tía Pili, que esperó con Alfonso en el coche a 500 metros del recinto, ambos hechos un pincel y con tu prima Marta retransmitiéndoles la entrega de premios que intentaba seguir por Internet a través del iPad que le regalaron cuando cumplió los 25 en aquella fiesta en la que, como recordarás, te cortaste el dedo con una lata de Fanta.

Cree que la culpa la tuvo el capítulo 17, demasiado alegórico

“Era su gran oportunidad para dejar el banco y dedicarse a lo suyo”, reconoce la prima Marta, que agradece la paciencia que toda tu familia ha tenido con Alfonso, cada vez más obsesionado con su primera novela. Ahora tu cuñado está hundido y asegura que ha perdido la fe en las autoridades culturales de este país. Por algunos comentarios que ha hecho esta mañana, se deduce que os guarda cierto rencor a todos por no haber hecho mucho caso del último email que os mandó y que incluía en un archivo adjunto el capítulo 17 de la novela, titulado “Redención y la pausa de las horas”.

Alfonso cree que este capítulo era demasiado lírico y está convencido de que, de haberlo recortado, la obra habría evitado “el bajón del tercer acto” que, según tu cuñado, fue el desastre que la alejó del Planeta. “Os pregunté directamente si creíais que se hacía lento y, los pocos que me contestasteis, me dijisteis que estaba todo muy bien, pero creo que lo dijisteis para no seguir con el tema. Y no os culpo, que conste. Pero os lo pregunté directamente”, ha declarado tu cuñado, que no ha querido desayunar.

Siempre ganan los mismos y hay muchos intereses

A media mañana, tu cuñado ha pasado de la tristeza a la ira, despotricando como suele hacer por el bajísimo nivel que tiene la literatura española contemporánea y desacreditando el Planeta porque “es una artimaña y siempre ganan los mismos porque hay muchos intereses creados”. Luego ha intentado reconciliarse con su novela, a la que esta madrugada llegó a tildar de “basura” -en parte porque había bebido y en parte porque es verdad que lo es-. Luego, tras aseverar que “para ser una opera prima está de puta madre y al que no lo sepa apreciar que le den por el culo”, ha insistido en la rabia que le daba no haber recortado el capítulo 17 e incluso ha llamado a tu mujer para preguntarle si tú habías recibido aquel email que mandó porque, como no opinaste sobre el tema ni nada, le extrañó mucho teniendo en cuenta que siempre has sido una persona muy educada.