Pocos días después de los disturbios del 25-S, cuando el Congreso de los Diputados estaba blindado por la policía en un perímetro de 500 metros, İsmail K., vendedor de rosas de origen turco, ha logrado saltarse todos los controles adentrándose esta mañana en las instalaciones del Parlamento. “Rosas señora, rosas señor” iba repitiendo ya en el hemiciclo con una ensayada sonrisa, ante las caras de sorpresa y desconcierto de los diputados, que han interrumpido la sesión plenaria. “Es la primera vez que veo a uno de esos de tan cerca”, ha reconocido el ministro De Guindos, que le ha comprado un mechero justo antes de que los empleados de seguridad echaran al inmigrante a la calle.

El héroe del 25-S

Tanto la Coordinadora 25-S como la plataforma ¡En Pie!, organizadoras de las protestas de esta semana, han reconocido que el joven İsmail ha tomado el Congreso “estampando la realidad de la calle en todo el rostro de la clase política”. Las autoridades admiten que la hazaña del turco revela “fallos inadmisibles en los servicios de seguridad” que se atribuyen “a cierta relajación tras la actividad frenética de estos últimos días”.

“¿Quieres rosas, señor?”

Poco han tardado los medios de comunicación en acercarse al inmigrante, convertido ya en el nuevo icono de la protesta ciudadana. Pese a la atención mediática, el inmigrante se muestra ajeno a su proeza e intenta aprovechar la atención de la gente para aumentar sus ventas. “¿Cómo has burlado los controles, İsmail?”, le preguntaba una reportera de Antena 3. “¿Quieres rosas, bonita?”, respondía el turco, ignorando por completo la pregunta.

“İsmail está acostumbrado a entrar en sitios de los que es expulsado a los pocos segundos. No creo que sea consciente de lo que representa el Congreso de los Diputados a nivel simbólico”, explica un portavoz de Servicios Sociales. Ignorando esta circunstancia, los diputados han intentado gestionar la situación en su provecho. “He visto al señor Rubalcaba intentando negociar con el inmigrante para que añadiera pegatinas con la rosa del PSOE en el ramo de flores”, protestaba Gaspar Llamazares, quien ha añadido que “si este muchacho representa algo son los ideales de Izquierda Unida”.

İsmail K. se ha desplazado ahora a la tienda de Telefónica en la Gran Vía de Madrid, donde quiere seguir ofreciendo rosas a los clientes que hacen cola para adquirir el nuevo iPhone 5. Las cámaras de televisión le persiguen en su ruta habitual, intentando atraer su atención para lograr declaraciones jugosas.