Apenas ha terminado el verano y las marcas de juguetes ya presentan las novedades de la temporada. La juguetera Hasbro ha sido de las primeras y esta mañana ha anunciado que venderá un nuevo Trivial Pursuit “adaptado a los nuevos tiempos, con preguntas y respuestas acordes al nivel de la generación que estudió con la LOGSE”.  

En esta nueva edición hay numerosos cambios. El primero de ellos es que no hay piezas ingeribles, dado que la marca quiere evitar seguir teniendo problemas con los famosos “quesitos”, cuyo nombre y forma triangular lleva al equívoco a muchos jóvenes, que confunden las fichas con productos lácteos.

Otra de las novedades es que, en las preguntas de categoría amarilla, correspondientes a Historia, la respuesta siempre es “Pikachu”, independientemente de cuál sea la pregunta.

Ni se gana ni se pierde, se progresa adecuadamente

“Como la respuesta siempre es la misma, los jugadores al final se dan cuenta del truco y aciertan en el 78% de los casos. No siempre, claro, porque al cabo de un par de turnos se les olvida el truco”, explica Jimmy Playdoh, director de Hasbro España. “La respuesta a las preguntas marrones siempre es ‘caca’ porque hemos comprobado que les hace muchísima gracia aunque se repita. La respuesta a las preguntas de color naranja, las de deportes, consiste en golpearse el pecho con los puños”.

Otras preguntas que pueden encontrarse, adaptadas siempre al nivel de los que estudiaron con el sistema educativo de la LOGSE, son “¿En qué siglo se trataba de usted a los viejos?”, “¿Cuántos lados un cuadrado tener?” y “¿Eh?”.

Una nueva versión de Furby te habla “como si fueras subnormal”

Además del nuevo Trivial Pursuit LOGSE, Hasbro ha anunciado su producto estrella de las próximas navidades, sobre todo entre los más pequeños. Se trata de una reedición de Furby, el simpático muñeco electrónico que triunfó en los 90 y cuya particularidad consistía en que era capaz de hablar. En esta nueva versión, Furby habla a su interlocutor “como si éste fuera subnormal, con una soberbia fuera de lo común y un palpable desprecio hacia el género humano”.

De hecho, se podrá interactuar con el juguete más allá del ámbito verbal, no solo porque “suelta hostias como panes” sino porque está programado para robar el móvil a los padres de la criatura a la menor oportunidad. Según sus creadores, este nuevo Furby “tiene la simpatía de un oficinista de Correos y la condescendencia de un teleoperador del 1004”. De hecho, Hasbro ya ha vendido 2000 unidades a Telefónica para un nuevo “call center”.