El catálogo para la nueva temporada de Ikea está empezando a llegar a los hogares españoles y lo hace, cómo no, cargado de novedades. La más llamativa es un nuevo sofá, el “TUSABRÄS”, diseñado específicamente para que duerman en él los maridos castigados por sus esposas.

“Teniendo en cuenta que el 80% de las discusiones fuertes de cualquier pareja joven se originan cuando vienen a comprar a nuestros establecimientos, sentíamos que, como responsables, debíamos hacer algo al respecto”, reza el catálogo de Ikea, que desea “enfurruñados dulces sueños” a los maridos a los que hayan echado de la cama. El sofá, en cuya concepción han trabajado los mejores diseñadores de Ikea para hacerlo especialmente incómodo, dispone de inexplicables travesaños de madera que se clavan “en toda la riñonada de tu esposo” con la intención de que, tras dos semanas durmiendo allí, “se sienta culpable sin saber por qué y acabe pidiendo perdón por cosas que no sabe que ha hecho”.

“Si tienes este sofá en tu casa, tienes el control. Una vez lo haya probado, cuando tu marido se niegue, por ejemplo, a acompañarte a Ikea, solo tendrás que responderle ‘pues TUSABRÄS’ y, ante la expectativa de volver a dormir en ese sofá, te acompañará a Ikea dócilmente. ¿No quiere acompañarte a comer con tu madre? Pues TUSABRÄS, y comerá de tu mano”, promete el catálogo.

Se entiende que la estrategia de Ikea busca la “compra espontánea” y no premeditada. Las parejas que acuden a Ikea a comprar, por ejemplo, la vajilla, inevitablemente discuten y, a la salida, deciden añadir el sofá a su compra. Y para aquellas parejas que lo compren sin haber discutido previamente, las instrucciones son “endiabladamente complejas” para dar motivo de discusión y facilitar que el marido pueda dormir en el sofá desde la primera noche.

Pensando también en el mundo de la pareja, Ikea va a empezar a vender también vajillas rotas, así los clientes se ahorran el proceso de tener que arrojarse los platos. “Y vendemos incluso cajoneras para guardar ordenadamente los trocitos de loza”, explica la marca.

Pero no todo va a ser pensar en ellas. Una de las novedades del catálogo de Ikea pensada exclusivamente para los hombres son los cojines LEFFA, concebidos específicamente para limpiarse el pene tras practicar sexo o masturbarse.

Y para solteros, el sofá RESAKKA está específicamente diseñado para tumbarse en él los domingos y sentir “cómo se le escapa a uno la vida lentamente” o bien contemplar alguno de los múltiples móviles decorativos para el techo que se venden como complemento a este tresillo. En realidad no son móviles, sino que se trata de pegatinas fijas “pero, dada la situación etílica, parecerá que se mueven e incluso que se le van a tragar a uno”.

Tanto el sofá RESAKKA como el sofá TUSABRÄS se parecen sospechosamente a modelos de sofá habituales de la marca sueca, aunque son algo más caros.