A finales de julio, diversas agencias alertaron de que, en septiembre, Pablo Motos llegaría a una nueva etapa de su ciclo natural durante la cual es propenso en aparecer por televisión y hay una alta probabilidad de que “El Hormiguero” tenga lugar. Por este motivo, se solicitó a los diversos gobiernos europeos que desarrollaran planes de emergencia de cara a estar preparados adecuadamente. Desde la semana pasada, Europa empezó a distribuir un manual de “buenas prácticas” ante una vuelta a las parrillas televisivas que parece inminente.

De hecho, incluso al otro lado del océano, el mismo Congreso de los Estados Unidos ha pedido a sus compatriotas que se preparen ante una posible llegada de Trancas y Barrancas.

Desde Madrid, el Parlamento español también tramita desde hace meses una resolución para prevenir las consecuencias de un posible “Hormiguero”. El Gobierno ha recordado que no se trata de alarmar sino de buscar “unas buenas prácticas preventivas entre el público”, así como definir la naturaleza de la amenaza. De este modo, los ciudadanos podrán saber qué hacer “en caso de que enciendan la tele y se encuentren con un fenómeno de las características de ‘El Hormiguero’ por remota que sea esa posibilidad”.

La alarma empieza a generalizarse tras pedir EE.UU. a sus ciudadanos que se preparen ante Trancas

En dicho manual de buenas prácticas se dan detallados consejos como, por ejemplo, hacer acopio de alimentos para un mes “para no salir de casa y encontrarse a nadie imitando a Barrancas”, elaborar un plan familiar para saber qué otros programas ver y ampliar el botiquín usual con “abundantes gasas estériles que pueden usarse como tapones para los oídos en caso de que un vecino caiga en el influjo del programa y ponga la tele muy alta”.

Pese a los esfuerzos que muchos gobiernos europeos están poniendo en comunicar los riesgos de esta amenaza, son muchos los ciudadanos que permanecen escépticos y creen que tanto alarmismo es innecesario. “Los mandatarios siempre alertan mucho para meter miedo y tenernos controlados. Pero yo digo que con esto de que vuelve Pablo Motos pasará como con la gripe A: mucha prevención y mucho gasto y luego nada”, comentaba una ciudadana escéptica en El País.