Una lesión en el tendón rotuliano de la rodilla izquierda ha obligado al tenista Rafa Nadal a renunciar a ser el abanderado de España en los Juegos Olímpicos y a estar un mes apartado de las pistas, perdiéndose los torneos de Toronto y de Cincinnati.

A la luz de estos acontecimientos, la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) ha emitido un comunicado en el que expresa “el fervoroso deseo de que el señor Nadal se recupere pronto y regrese al terreno de juego más fuerte que nunca”. La entidad añade, sin embargo, que “en caso de que la recuperación se eternice, los responsables del jugador deberán considerar otras opciones que liberen definitivamente a Nadal del sufrimiento emocional que le provoca su dolencia”, especificando que “hay métodos indoloros para tal efecto”.

Por si cabía alguna duda, la ATP especifica algunos procedimientos “humanitarios y acordes con las reglas de la deportividad” que podrían servir a los preparadores físicos de Rafa Nadal:

[box type=”shadow”]Disparo de martillo neumático (“captive bolt”): el aparato debe dispararse con el cañón situado firmemente contra la cabeza del deportista, enfocado en la dirección correcta. Es preciso que el disparo penetre en el cerebro mientras se sujeta firmemente al sujeto. Con este método se destruye el cerebro y el estado de inconsciencia se alcanza inmediatamente.

Electrocución: puede resultar indolora o muy dolorosa, siendo esenciales tanto el conocimiento técnico como la habilidad para el uso adecuado de este método. Si se quiere lograr una electrocución humanitaria, es preciso que pase por el cerebro del tenista una corriente alterna lo suficientemente potente.

Métodos químicos:

  1. Agentes inhalatorios: la inhalación de monóxido de carbono causa inmediatamente la muerte por combinarse con la hemoglobina eritrocitaria, produciendo anoxemia. El efecto es tan rápido que la pérdida de consciencia ocurre antes de que el deportista se estrese. Aunque hasta la actualidad se han utilizado otros agentes volátiles para la eutanasia de jóvenes futbolistas de categoría alevín, se recomienda el dióxido de carbono como el agente químico más adecuado: es 1’5 veces más pesado que el oxígeno, no es combustible, no huele y es incoloro. Se almacena en balas como líquido bajo presión. La mayoría de las balas llevan un aparato sencillo de cierre que se sustituye por un manómetro reductor antes de utilizarse. Para conectar la salida de la válvula con el contenedor o cabina en el que el gas tiene que introducirse, se recomienda utilizar un tubo de plástico de goma.
  2. Agentes no inhalatorios: el pentobarbital sódico es un barbitúrico de actividad media y de utilización general tanto en anestesia como en la eutanasia. La dosis letal puede considerarse como tres veces la dosis para anestesia. En cuanto a la administración, puede realizarse por las vías intravenosa, intracardíaca o intraperitoneal.

[/box]

La ATP concluye su comunicando dejando claro que “se trata de recomendaciones dirigidas al bienestar de todos y a evitar el sufrimiento inútil de los tenistas gravemente lesionados” y recalcando que “no se está afirmando que Rafa Nadal deba someterse de inmediato a este tipo de prácticas, que deberán consensuarse tanto con sus familiares como con los responsables de su preparación física”.

El propio Rafa Nadal ha agradecido los ánimos de la ATP y el interés que la institución ha mostrado por su forma física: “Ya estoy mucho mejor, muchas gracias. Me siento lleno de energía y de la lesión apenas me acuerdo”. Su entorno corrobora que el deportista está “mucho más animado después de leer el comunicado” y descarta que sea necesario adoptar medidas “que no vayan destinadas a situar a Nadal en lo más alto de la competición”.