Tras una presentación de casi tres horas frente al proyector, Juan Gutiérrez y su mujer Ana Ferré han decidido poner fin a su matrimonio. El hombre, que trabaja como ejecutivo en una importante multinacional, le ha expuesto sus puntos de vista sobre su futuro en común en un Power Point titulado “Inversiones y perspectivas de cariño 2012” y cuyo archivo tenía por nombre “DIVORCIODELANENA-VERSION5-DEF(Recuperado).pptx”.

El documento incluye gráficos con curvas descendentes que muestran que el ratio sacrificio-satisfacción no cumple las previsiones iniciales, obligando a ejecutar un ERE emocional y a buscar otras oportunidades de negocio “que estén más buenas”.

Su mujer Ana no sabía sobre qué era la presentación hasta que se proyectó en la pared la primera diapositiva, que rezaba “Matrimonio y divorcio con mi nena 1998-2012”. Momento en el que Windows obligó a reiniciar el portátil para instalar actualizaciones. “Siempre pasa lo mismo, es el gafe del Power Point”, explica Juan riendo. “Tuvimos que esperar cinco minutos muy tensos que aproveché para invitar a mi mujer a probar los hojaldres salados que siempre llevo a las presentaciones”.

El resto de la presentación discurrió sin problemas. “Primero expuse los datos con una evolución de nuestro desprecio mutuo en los últimos años, que venía seguida de varios gráficos de puntos, barras y porcentajes que culminaban en la diapositiva ‘2012: perspectivas inciertas y previsión de hastío, para concluir en ‘Divorcio: pros y… ¿contras?'”. El balance del primer trimestre de este año confirmó que Juan y Ana se encuentran en recesión. “No solo la gráfica de rutina sexual mostraba que hemos estado estancados durante los últimos años, sino que el último trimestre ha dado por primera vez resultados negativos, lo que quiere decir que me la he cascado más que otra cosa”, explica Juan.

La mujer aprovechaba las diapositivas oscuras para llorar

Según explica el ejecutivo, su mujer hizo algún comentario sarcástico durante la presentación acusando a Juan de frivolizar con sentimientos. “Ella cree que a mí no me duele, pero en la presentación 33 había un gráfico sobre cómo me siento yo por dentro: en un 83% es vacío, 10 puntos más vacío que en 2010. Y la esperanza es negativa: o sea, es todo desesperanza. Si eso no es abrirle mi corazón y expresar lo que siento…”, se queja. “Ella se limitó a aprovechar las diapositivas más oscuras para llorar sin que la viera, pero podía oír sus sollozos, no me parece una reacción que permita plantearse objetivos”.

El empresario está preparando también un informe titulado “Fortalezas y debilidades. De cara a nuevos retos” donde hace un repaso de los errores cometidos por él y, especialmente, por su mujer. “Creo que el error de Ana ha sido no saber fidelizarme. Conseguir la fidelización es muy difícil en tipos como yo, pero creo que es un esfuerzo que merecerá la pena intentar en futuros proyectos para que sean más sostenibles a medio y largo plazo”, explica. “Sabiendo esto… lo ideal es haber iniciado una nueva relación para 2012 y empezar el próximo año fiscal de cero y habiendo finiquitado toda mi relación actual”.

Juan terminó la presentación aplaudiendo, dando las gracias, gritando “¡Equipo!” y sin dar pie a una rueda de preguntas.