Esta mañana, los usuarios de Facebook de todo el mundo han empezado a sufrir anomalías en sus respectivos perfiles de la red social. “Pensaba que me había equivocado de usuario porque solo tenía un amigo y todas las publicaciones de mi muro eran suyas, y ponía que yo le había dado al ‘Me gusta’ en todas ellas”, explica uno de los millones de afectados. A las pocas horas, el Líder Supremo General Aladeen aclaraba que había dado un golpe de Estado en Facebook y que la red social le pertenecía.

“Él es nuestro líder y no necesitamos más amigos. Todos nuestros estados son suyos porque solo hay un estado, el estado de nuestro líder supremo”, explicaba a los medios un portavoz del dictador. Los álbumes de fotografías de todos los usuarios de Facebook han sido sustituidos por imágenes de Aladeen y todas las publicaciones del mandatario tienen cientos de millones de “Me gustas” y comentarios laudatorios del tipo “Bien dicho, líder”, “Es la reflexión más ingeniosa que he leído en Internet” o “Lo comparto en mi muro XD”.

“Internet no es un país, no tiene una constitución ni un ejército. Era carne de cañón para las tiranías y lo raro es que haya tardado tanto en producirse un golpe como este”, explica un portavoz de las Naciones Unidas. “Los disidentes que crean páginas en Facebook protestando son eliminados sin piedad o, mucho peor aún, desterrados a Tuenti”, añade el portavoz.

Nadie sabe cuánto durará este régimen del terror pero se teme que Aladeen irrumpa próximamente en Twitter e incluso en páginas de contactos “para copular con todas y cada una de las mujeres que estén inscritas en ellas”, advierten desde la ONU.