Los fumadores han ganado hoy una pequeña batalla frente a las estrictas normas de la aviación civil. Tras aceptar la petición de varias compañías aéreas, presionadas por algunos de sus clientes, se ha decidido permitir que los pasajeros de los aviones que se estén estrellando “fumen el tiempo que les quede antes de morir, como medida de excepción para compensar las molestias”. Los expertos creen que “el humo que puedan inhalar los fumadores pasivos en tales contextos no agrava el hecho de que vayan a morir quemados, aplastados, ahogados o desintegrados”, según sentencia un informe de IATA.

Se cree incluso que tener un pitillo en la boca hace que los fumadores no griten y, por tanto, favorezcan un clima sosegado que permita “fallecer con la calma y por todo lo alto”.

Según las características del accidente aéreo, cabe la posibilidad de que el techo de la aeronave se desprenda, por lo que “en tales circunstancias la ventilación es óptima y el olor del tabaco se dispersa rápidamente”. En cuanto a las mascarillas de oxígeno -cuya incompatibilidad con el tabaquismo puso en duda la modificación del reglamento hasta el final-, se ha determinado que “morir oxigenado no es tan importante para el pasajero, por no decir que es una pijada”.

El nuevo reglamento deja muy claro que será la tripulación la que decida cuándo es momento de permitir que se fume, indicándolo a los pasajeros con la frase “Vamos a morir todos, a continuación les ofrecemos tabaco libre de impuestos”.

La masturbación no se permitirá “si hay niños”

Algunas asociaciones de consumidores pedían que, aparte del tabaco, se permitiera en condiciones de catástrofe inminente que los viajeros “se comportaran como animales dejando a un lado las normas de etiqueta y civismo, ya fuera masturbándose en público o empujándose unos a otros al vacío en un intento inútil y desesperado por sobrevivir”. Estos privilegios no se concederán si hay niños a bordo, ni siquiera en el caso de que éstos ya estén muertos, “por una cuestión de respeto”. Los pasajeros de primera clase o business, eso sí, podrán violar a la tripulación siempre y cuando usen preservativo y corran las cortinas.