El calendario de la Eurocopa está en el aire. Lo confirmaba esta mañana la UEFA, que reconoce que hay dificultades para acordar fechas con Juanjo Martínez Bielsa, un aficionado natural de Vigo.

“El campeonato iba a empezar el día 8 de junio pero la empresa para la que trabaja Martínez ha anulado su parte de vacaciones, obligándole a adelantarlas. Las vacaciones las pasaría en un apartamento sin televisor, por lo que estamos intentando atrasar el arranque de la Eurocopa”, explica la organización en un comunicado. La UEFA mantuvo conversaciones a puerta cerrada de la cocina con la esposa del afectado, la señora Amparo Meyelson Piquer, quien descarta la posibilidad de instalar un televisor en el apartamento. Tampoco es posible para Martínez ver los partidos en un bar porque, según Mayelson Piquer, “acabaría bebiendo cerveza y el médico se la ha prohibido por activa y por pasiva”.

Tanto los compañeros del afectado como los aficionados de numerosos países han iniciado una campaña de acoso a la empresa Tuberías Garnish-Piglusher, donde trabaja Juanjo, culpándola de anular en el último momento una solicitud de vacaciones que se hizo con dos meses de antelación. La empresa alega “dificultades internas de organización derivadas de cambios en la plantilla que obligan a alterar el calendario de sustituciones”. Tanto la UEFA como la opinión pública consideran que “el fútbol es lo primero”, aunque Juanjo Martínez pide calma porque teme que la polémica ponga en peligro su puesto de trabajo. “La cuestión no atañe solo al señor Martínez. Es un asunto que afecta a miles de personas”, insiste la UEFA.

“Si lo atrasan, yo tampoco puedo”

Si la Eurocopa empieza más tarde, puede haber problemas con Miguel Magín Yuste, de Girona, quien se perdería probablemente los últimos encuentros “y eso sí que no”, declara. Por lo tanto, las gestiones se centran en reconducir la situación con Tuberías Garnish-Piglusher. El Gobierno, a través de su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, ha ofrecido su apoyo para que las negociaciones lleguen a buen puerto. “Con nuestra posición actual en los mercados internacionales, lo último que necesita España es dar problemas a todo el mundo con las fechas de la Eurocopa. Sencillamente, no lo vamos a permitir”, ha sentenciado Sáenz de Santamaría.