Con una imagen que mostraba un misterioso producto tapado por una manta, Tim Cook arrancó ayer su presentación diciendo que lo que había debajo era “lo más hermoso que ha pasado por Apple en muchos años”. Tras treinta minutos de charla y alabanzas, retiró la manta y mostró a una morena de diseño increíblemente fino y delgado. “Es dos veces más fina que mi exmujer”, explicaba Cook desgranando las características de Sheila mientras en el auditorio se oían exclamaciones y aplausos. “Sin duda, es un nuevo estándar en cuanto a novias de CEO”.

Muchos dudan de la conveniencia de mostrar este “nuevo producto”, demasiado “nuevo” para algunos, dado que tiene casi veinte años menos que Tim Cook. “Es una necesidad que yo tenía, no puedo más que hablar de ella y enseñársela a mis amigos, no es algo que una compañía como Apple pueda guardar en un cajón. Y si a alguien le da envidia que se aguante, nada se interpondrá en nuestro amor”, se justificó el directivo, arrancándose a cantar “Baby, baby, baby” de Avril Lavigne mientras miraba a su novia. “Hay veces que todas las canciones de iTunes te recuerdan que estás enamorado”, dijo al terminar, con lágrimas en los ojos.

“Olvidaos de un modelo reducido, Sheila no tiene hermanas pequeñas”

“Es la novia más avanzada que yo haya tenido jamás. He dejado a mi mujer por ella y cada día ha sido mejor que el anterior, descubriendo nuevas funcionalidades y modos de uso. Muchas personas son reacias a cambiar de sistema o dispositivos… pero al conocer a Sheila se disipan todas las dudas”, dijo. Posteriormente, Cook proyectó 143 fotos de su fin de semana en Hawaii, con multitud de imágenes de ella posando en bikini. “No es por dar envidia”, aclara, matizando que con la presentación solo pretendía mostrar cómo funcionaba el sistema de pase de fotografías del nuevo sistema operativo del iPad, que fue presentado hace dos semanas. A cada nueva diapositiva soltaba un “Hot, uh?” o incluso un “¿Alguien ha visto un culo con más resolución?”.

Apple, con su máquina de propaganda, levanta revuelos en cada Keynote. “Alucinante”, “lo mejor del mundo”, “no hay nada comparable”, “vaya tetas”, son frases que pudieron oírse tras la presentación, pero varios analistas coinciden que este pasado lunes a Tim Cook se le fue la mano con la hipérbole y la publicidad. “Una morena del montón, ¿es eso todo lo que puede conseguir el Apple post Steve Jobs? Se les ha ido la mano con la exageración, Cook está claramente encoñado con esta tal Sheila, que quedará pronto obsoleta”, escribió Trip Chowdhry, de la revista Wired, quien se aventuró a pronosticar que en pocos meses tendríamos una nueva keynote. Otros, sin embargo, creen que Apple apostará fuerte por Sheila y que “el próximo iOS tendrá una ecografía de su retoño como fondo de pantalla predefinido”.