Al asfalto seco, al asfalto mojado, a la gravilla, al barro y, a partir del próximo año, los nuevos neumáticos de Pirelli se agarrarán también a cualquier excusa. Cuando no cumplan su cometido y el conductor sufra algún “patinazo” podrá hacerse uso de un enorme listado de excusas que explicarán el incidente exculpando tanto al conductor como a los neumáticos. “Normalmente pagará el pato el estado de la carretera o el conductor del otro coche si lo hubiera”, explica Johann Kuhn, director técnico de la marca. 

Las excusas potentes, sin control no sirven de nada.

La Tecnología de Cabeza de Turco (TCT) permitirá a los usuarios de los nuevos neumáticos encontrar excusas rápidas y culpables para sus “deslices”, evitando farfullar o tener que improvisar sobre la marcha.

“Con nuestros neumáticos entregaremos un conjunto de excusas que se adaptarán a cualquier situación y podrán explicarse a la aseguradora, a la pareja del conductor o a la persona a la que se atropelle”. En caso de que el TCT no funcione y se demuestre que la responsabilidad del siniestro ha sido culpa de los neumáticos, la marca asegura disponer también “de una montaña” de excusas para librarse de cualquier responsabilidad.

El origen de esta innovadora tecnología responde a la incesante investigación de la marca por mejorar sus productos. “Pusimos a trabajar a nuestros ingenieros a destajo y no lograron resultados, por lo que empezaron a buscar excusas para que no les despidiéramos. Y se agarraron a esas excusas con tanta fuerza que vimos que aquello podía funcionar. Y ahora estamos listos ya para llevar esta nueva tecnología a las carreteras”.

“Facilitaremos excusas hasta para los adulterios”

“Un neumático que puede mantenerse a esta presión, y me refiero a la presión que supone explicar una infracción o a que tu mujer descubra un tanga que no es suyo en la guantera del coche, es algo que los conductores han demandado durante años. Hemos asumido ese reto y el progreso que hemos hecho es muy esperanzador”, explica Kuhn. “La gente se preguntará cómo han podido vivir sin esta tecnología hasta hoy. Por ejemplo, los conductores bebidos podrán decirle a la policía que, igual, joder, se han pasado echándose colonia y algo de alcohol se les ha debido de colar en la sangre. Librándose así de la multa, agarrándose a una excusa plausible”.

El 10% del presupuesto en publicidad de la compañía se destinará a hacer entender a los clientes todo el potencial de la Tecnología Cabeza de Turco. El resto de la partida presupuestaria del año se destinará, como es tradición, a publicar calendarios “de mozas en tetas”.