El fondo de pantalla de un iPhone ha sido identificado como obra del pintor surrealista Salvador Dalí, según ha confirmado un comunicado emitido hoy por la Fundación Gala-Dalí. Elena Suárez, propietaria del “smartphone”, no tenía ninguna sospecha de ser poseedora de una obra del genio catalán pero un historiador del arte amigo suyo le pidió examinarlo de cerca. “Es el típico estilo de Dalí y responde a su virtuosismo pictórico difícil de imitar, así que estaba seguro de que sería de su autoría desde el primer momento en el que vi el móvil”, comenta el historiador. “Además, guarda muchas similitudes temáticas y estilísticas con un cuadro titulado ‘El sueño’ que data de 1937”. 

Elena, en su desconocimiento, ha estado usando la pintura como fondo de pantalla desde el pasado febrero sin ser consciente del valor de la misma. El Louvre ya se ha interesado por ella y en estos momentos diversos restauradores le están pasando un pañito para quitar marcas de dedos. “Pero, por lo demás, la pintura está en perfecto estado de conservación”.

La primera sorprendida por el hallazgo ha sido la propietaria del móvil, que ha estado usando la pintura “de cualquier manera, pasando los dedos por encima o pegando la oreja cuando me llamaba alguien, sobre todo mi hermana, con quien hablo mucho”, ha explicado. Según dice, encontró la obra de Dalí en Internet.

El iPhone será expuesto al público a partir del próximo 2 de mayo. Un portavoz del museo del Louvre ha dicho que se trata de un “magnífico descubrimiento” y “una gran adquisición para el Louvre que estamos entusiasmados de poder mostrar al público”. Dalí logró en el año 2010 un récord en las subastas de arte, cuando Christie’s vendió un cojín en el que se había descubierto otra obra del genio catalán.

Retiran los relojes blandos de una pintura para enderezarlos

Así es cómo luce el cuadro ahora mismo.
Además del descubrimiento de una obra suya, el pintor de Figueres ha sido noticia esta semana por otros motivos. “La persistencia de la memoria”, más conocido como “El cuadro de los relojes blandos”, está siendo el centro de una fuerte polémica debido a su reciente restauración. Desde hace unas semanas, el cuadro no lucirá los célebres relojes, que han sido retirados con la intención de enderezarlos, dado que se sospecha que podrían haberse ido reblandeciendo por el calor.

La polémica ha surgido por el hecho de que diversas marcas comerciales, Casio y Rolex, hayan patrocinado y promovido la restauración. Muchos temen que durante el proceso los relojes sean sustituidos por otros de estas marcas. “Si le ponen relojes de muñeca digitales o pelucazos de oro, cambia el significado del cuadro totalmente; ya puestos, que le pongan unos de ‘Flik y Flak’ que responden más al espíritu daltoniano”, protesta un experto.