Coincidiendo con el lanzamiento de la última versión de la célebre tableta de Apple, el Consejo Pontificio de las Comunicaciones Sociales del Vaticano ha anunciado que en breve emprenderá una campaña mediática para fomentar las donaciones de los antiguos modelos de este dispositivo. La Iglesia considera que “es inadmisible que los viejos iPad estén encerrados en un cajón o directamente se tiren a la basura. Aún pueden ser de utilidad para los más necesitados, que podrían escribir sus textos pidiendo limosna en la aplicación Notas, eligiendo fuentes y colores que llamaran la atención de los ciudadanos más piadosos”.

La rapidez con la que aparecen los nuevos modelos fomenta que los contenedores de basura se llenen de iPhones, portátiles MacBook y dispositivos periféricos que ya no son lo último en tecnología. “Se tiran de cualquier manera, sin cargador, y los mendigos se los encuentran sin batería y solo pueden usarlos como soporte para el bocadillo o, peor aún, para arrojarlos contra otros mendigos cuando están borrachos”, insisten desde el Vaticano.

“Sinceramente, a mí me da vergüenza donar a los pobres un dispositivo que ni siquiera tiene conexión 3G. Me parece una forma de desprecio. Nunca me atrevería”, confiesa un joven que no acaba de entender “qué puede hacer un sin techo con una tableta que ni siquiera tiene cámara integrada”. El Vaticano insiste en que “lo que para unos es basura, para otros es una bendición. En Cuba, por ejemplo, se acaba de presentar lo que para ellos es el último modelo del Nokia 3210 y se ha generado un gran revuelo”.

Los gitanos siguen anclados en el Windows 95

Desde que en 1995 Microsoft lanzara el sistema operativo “Windows 95 No Home Edition”, ha habido pocas iniciativas solidarias por parte de las grandes empresas tecnológicas. La comunidad gitana ha sido poco permeable a los cambios “porque prefieren un sistema que, por mucho que se cuelgue de vez en cuando, sea compatible con los periféricos. Recordemos los altercados que hubo en Puerta de Hierro cuando las autoridades intentaron actualizar un poblado gitano a Windows Vista. Hubo varios heridos”, explica Gerardo Saura, asistente social. Saura valora positivamente la campaña del Vaticano y espera que “se deje muy claro que es importante donar los aparatos respetando su ‘packaging’ original porque, si no, los pobres pasan de ellos”.