En un intento por acercarse a las nuevas tecnologías, la Dirección General de Policía ha anunciado que desde el pasado viernes las personas detenidas pueden optar por actualizar su Twitter una última vez tras la detención en vez de realizar una última llamada de teléfono que les pueda poner en contacto con sus abogados o familiares. Al fin y al cabo, dicen las autoridades, Twitter puede ser una vía igualmente válida para alertar a estas personas y para, a la vez, “seguir en contacto con sus followers y el resto del mundo”.

Son muchos los detenidos que se han acogido a ese derecho desde el pasado viernes. “Lokosssss no ha arrankado la noche y ya estoy detenido #bajona #liada #tragedia #prayforfermin”, publicaba ayer por la noche el usuario Lokofermín en su cuenta de la conocida red social. Pero incluso la primera noche pudieron verse tuits como “Es viernes bien!!!… Pero estoy detenido, buff” y “LOL estoy en la cárcel RTplease!!”.

Numerosos arrestados, al elegir informar de su situación vía Twitter, optan por publicar ocurrencias que poco o nada tienen que ver con su condición de detenidos. Son gracietas sobre Pepe del Real Madrid u opiniones personales sobre el cine español. “Es que se me ocurrió un chiste buenísimo y no podía guardármelo para mí; lo malo es que he tenido que esperar a que me dejen libre para ver si me habían retuiteado”, comentaba un tuitero a la salida del calabozo.

Pese al revuelo mediático que esta nueva normativa ha levantado, desde la Dirección General de Policía defienden esta medida como una evolución natural. “Internet ha cambiado la forma en la que las fuerzas del orden se relacionan con la sociedad. Comprenda usted que mucha gente ha empezado a subir fotos a la Red de agentes nuestros presuntamente aporreando a estudiantes o abusando de su autoridad. Con esta medida esperamos que se vea que no somos ogros y que las redes sociales no nos dan miedo. De hecho, prometemos hacer retuits de los mensajes que nuestros detenidos dejen. Las redes sociales no son el futuro, son el presente y su uso se afianzará en el móvil”, explica el director de la DGP a El Mundo Today.

La Policía tampoco descarta permitir a los detenidos hacer “check in” en Foursquare para que aquellos que frecuenten mucho los calabozos de una determinada comisaría puedan recibir rebajas en su pena o ventajas judiciales.