Esta mañana se ha presentado en el Salón del Automóvil de Detroit el nuevo Ford Crisis, un coche dirigido “a aquellos que no pueden permitirse ni un automóvil ni la gasolina”. El fabricante asegura que el Ford Crisis es, probablemente, el vehículo más ecológico que pueda encontrarse en el mercado, dado que prescinde del combustible fósil y solo se talan dos secuoyas por la fabricación de cada unidad. “El hecho de que se trate de un leño con ruedas carente de motor no debe hacernos olvidar que es un Ford y, por tanto, garantiza una experiencia única de conducción”, explicaba un portavoz de la marca.

El Ford Crisis estrena nuevas tecnologías como el control de velocidad activo -“Si queremos ir más rápidos, tendremos que empujarlo muy activamente”- y un “elegante acabado de madera” de serie en todas las unidades.

El vehículo también ofrece la última versión del MyFord Touch®, un sistema inspirado en los nuevos dispositivos táctiles que permite que el conductor controle el vehículo con simples gestos. Por ejemplo, frenando las ruedas con las manos. También es posible personalizar la carrocería con un cúter sin dañarla. El cúter, eso sí, viene de serie únicamente con el acabado Ghia.

Alcanza los 200 kilómetros por hora en caída libre

El robusto deportivo puede alcanzar velocidades de vértigo “si se lanza en caída libre o se baja por una pendiente muy pronunciada”. En este sistema de conducción “Sport” es necesario, eso sí, dominar la carretera. Para los conductores noveles se recomienda optar por trayectos sin altibajos “como por ejemplo un parque público”.

”El motor eres tú”

Ford insiste en que “la seguridad en la carretera depende de que el conductor controle en todo momento la situación”. Con el lema “El motor eres tú”, la marca propone al automovilista que no deje nada en manos del azar y gestione por sí mismo la potencia “de esta fiera de los bosques”. Todo ello, sin renunciar a la comodidad: “Los pasajeros pueden viajar tumbados, sentados o como les dé la gana”, incrementando la funcionalidad del vehículo.

Se han facilitado escasos datos sobre las prestaciones técnicas del modelo, pero se sabe que dispone de una autonomía casi infinita. El Ford Crisis, “orientado a aquellos que quieren un coche barato”, sólo costará 7.500€ que podrán empezar a pagarse en septiembre.