Ayer por la noche, en los cines Kinépolis de Madrid, los espectadores de la película “Promoción fantasma” vivieron una experiencia paranormal que superó con creces cualquier pirotecnia tecnológica en tres dimensiones. A los veinte minutos de haber empezado la proyección, cinco caras de Bélmez aparecieron en la gran pantalla. “Cuando salió la primera cara pensé que era un cameo de Raphael porque tenía ese cutis parecido a un pergamino milenario, pero luego salieron las otras cuatro y eso ya me despistó”, confiesa uno de los clientes del cine.

Cristóbal Garrido, uno de los guionistas de la película, confirma que “nadie rodó esas escenas con caras de Bélmez porque producción solo tenía presupuesto para Silvia Abril”. Iker Jiménez, experto en fenómenos de este tipo, sospecha que “la crisis podría haber obligado a las caras de Bélmez a probar suerte en el cine”.

“Con la vuelta al poder del Partido Popular, todos esperábamos que volvieran también las viejas glorias del audiovisual. Ha pasado ya con Ana Obregón y esto de las caras de Bélmez imagino que también se debe a esta tendencia a recuperar antiguos mitos de la España profunda”, afirma el sociólogo Rufino Severiel. El suceso ha provocado la alarma en otras salas de cine del país. Un espectador de la última película de Almodóvar, “La piel que habito”, asegura que “en la pantalla apareció Antonio Banderas acostándose con un hombre”. La dirección del cine aclaró que “por extraño que parezca, estaba en el guión de la película. Si hay algo paranormal, en este caso no está en la proyección sino en la mente del director”.

Una cara de Bélmez "poniendo caras" detrás de Joaquín Reyes en una proyección de la película.

Todos los espectadores que asistieron a la aparición de las caras de Bélmez en “Promoción fantasma” confirman que los rostros estaban maquillados y bien iluminados. Algunos sospechan incluso que “podrían haberse hecho algo porque tenían más volumen en los labios”. Varios testigos destacan la naturalidad de los rostros frente a la cámara: “Eran mucho más expresivas que cualquier actor español. Si hablaran, estoy convencido de que vocalizarían bien y todo”, insiste un testimonio.

Los responsables de la película no descartan una segunda parte de “Promoción fantasma” que incorpore oficialmente a las caras de Bélmez entre el reparto principal. “Estamos negociando con el Más Allá. Es complicado, pero no más que lidiar con el representante de cualquier actor normal y corriente”, explican fuentes de la distribuidora.