Soraya Sáenz de Santamaría, encargada de comandar el traspaso de poderes tras las elecciones del pasado 20 de noviembre, ha anunciado esta mañana que el nuevo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, asumirá su cargo “cuando haya cerrado compromisos adquiridos con anterioridad a su designación”. Al ser interrogada por los periodistas, la portavoz popular ha aclarado que la tarea pendiente que se trae entre manos Mariano Rajoy es la lectura de “El código Da Vinci”, célebre novela de misterio cuya extensión alcanza, según ha precisado Sáenz de Santamaría, “la friolera de 557 páginas en su edición española”.El líder popular es consciente de la necesidad de asumir cuanto antes el poder en un contexto de crisis e incertidumbre “pero también es una persona que termina lo que empieza aunque le lleve tiempo, como ha demostrado en su carrera política hacia la presidencia”, ha precisado Sáenz de Santamaría.

Fuentes cercanas al Partido Popular han revelado que Rajoy ha leído ya las primeras 253 páginas de la novela, a un ritmo de siete horas diarias de intensa lectura. “Dicen que leyó mucho en el cara a cara con Rubalcaba y es verdad. Pudo adelantar 30 páginas de la obra mientras el otro candidato le sermoneaba”, reconocen los populares.

En estos momentos, el equipo de Rajoy espera con impaciencia a que el nuevo presidente termine la lectura del “best seller” y confía en obtener de primera mano sus impresiones sobre la novela. En respuesta a uno de los periodistas que han asistido a la rueda de prensa celebrada esta mañana, Soraya Sáenz de Santamaría ha confesado que no sabe si “El código Da Vinci” influirá de alguna manera en la hoja de ruta del nuevo Ejecutivo. “El libro se lo regaló Su Santidad en 2004 y hasta hace poco no había podido dedicarle tiempo. No lo compró para inspirarse, aunque no podemos descartar que le afecte de alguna manera”, ha explicado la portavoz popular, quien también ha negado rotundamente que el tiempo que se está tomando Rajoy para ponerse a gobernar le parezca injusto teniendo en cuenta que ella misma, habiendo dado a luz el pasado día 11 de noviembre, no ha tardado en volver al trabajo. “Leer es una actividad intelectual que puede provocar mucha fatiga. Es verdad que yo he vuelto pronto al ejercicio de la política, pero nadie me ha visto leer un libro durante el embarazo. Un esfuerzo tan intenso podría haber complicado la gestación”, ha aclarado.

Un solo mensaje para los españoles: “Con la calma”

Mariano Rajoy está tan centrado en la lectura de “El código Da Vinci” que se ha visto obligado a limitar sus declaraciones públicas. Su mensaje a la ciudadanía es, pues, escueto pero también muy claro: “Vísteme despacio que tengo prisa”. Esta es, según el Partido Popular, la consigna que marcará el nuevo Gobierno. “Si nos apresuramos en la lectura de una novela, luego nos damos cuenta de que no recordamos lo que acabamos de leer y tenemos que volver atrás, perdiendo aún más tiempo”, argumenta Rajoy.

Desde el Partido Socialista, la actitud del dirigente popular es vista como irresponsable aunque fuentes del partido admiten que la situación les conviene porque da más tiempo a la oposición para organizarse y definir sus proyectos. “Cuando acabe con ‘El código Da Vinci’ yo le recomendaría que leyera ‘Juego de tronos'”, ha declarado Alfredo Pérez Rubalcaba.