En la próxima edición del programa La Noria, de Telecinco, el presentador Jordi González lucirá un cutis suave e impoluto. Las marcas que hasta ahora daban a su rostro un aspecto único e inimitable han decidido sumarse a las protestas por la entrevista a la madre de El Cuco. Bimbo, L’Oréal, Nestlé, El Corte Inglés y, ahora, las marcas de la cara, dejan de apoyar al programa como castigo por su falta de escrúpulos. La audiencia tendrá que acostumbrarse a la nueva cara del periodista, que se prevé sosa y anodina.

“Le sigo desde 1996 pero no por lo que dice ni por lo que hace, sino porque me acerco al televisor e intento contar los surcos que tiene. Sé que es un juego tonto pero me distraía mucho más que el contenido de La Noria. Y ahora no sé qué voy a hacer, aparte de contar insultos, que también lo hago desde los tiempos del Crónicas”, explica una fiel espectadora de Telecinco. Aunque González no ha querido pronunciarse respecto a este tema, su entorno cree que la noticia le ha marcado profundamente.

“El sueldo de Jordi González es el que es porque se le considera una de las caras más importantes del canal. Si esta cara ya no es la de antes, digo yo que habrá que revisar también sus honorarios”, argumentaba una fuente anónima de la cadena de Fuencarral. “La parte buena es que se librará de los insultos facilones de algunos humoristas que solo saben reírse de los defectos físicos de las personas. Como aquel chiste de un ciego que tocaba al presentador y se indignaba porque su cara estaba llena de insultos en braille”, apunta el mismo testimonio.

“Confiamos en los maquilladores”

La productora de La Noria intentará hacer frente a la situación recreando las marcas de la cara de Jordi González con la ayuda de expertos maquilladores. “No será lo mismo, pero desde ‘El Señor de los Anillos’ existen técnicas buenísimas para aportar al rostro de Jordi ese toque, como decirlo, informal. Y su profesionalidad hará el resto”, explica una de las responsables del programa.