El tenista Rafael Nadal ha confirmado hoy que estudia seriamente la posibilidad de cobrar por jugar al tenis. El encarecimiento de la vida y el tiempo que le exige el deporte dificultan su independencia económica por mucho que, ocasionalmente, participe en campañas publicitarias muy bien remuneradas. “Es verdad que los anuncios dan dinero pero no siempre salen cosas y necesito tener ingresos regulares y ahorrar un poco”, ha explicado Nadal. Hasta el momento, el tenista ayudaba a un pariente que tiene un estanco en Manacor, su ciudad natal. Sin embargo, la afluencia de clientes ha bajado y Nadal es consciente de que la ayuda que ha venido prestando ya no es necesaria.

“Estoy cómodo en el estanco porque me gusta hablar con la gente pero me molesta la sensación de estar allí por ser ‘familiar de’. Me toleran las continuas ausencias porque hay confianza, pero en una empresa ya me hubieran despedido”, insiste el tenista, que pide comprensión a sus seguidores al tiempo que promete “seguir jugando por vocación y con la ilusión de siempre”.

“Jugar para ganar un partido no es lo mismo que jugar para ganarse el sueldo. Los lunes en la cancha se le harán largos y aburridos y en los descansos se pondrá a criticar al juez de línea frente a la máquina del café. Su obsesión ya no será la victoria sino las pagas de Navidad y los días de asuntos propios”, se lamentaba un periodista deportivo al término de la rueda de prensa. Para acallar a los más apocalípticos, Nadal ha prometido empezar “cobrando algo testimonial, como un becario, y poco a poco ir ascendiendo si sigo haciéndolo bien”.

“Ya era hora de que sentara la cabeza”, declara su padre

El padre del tenista, Sebastián Nadal, agradece que su hijo tome conciencia de las responsabilidades que tiene como adulto: “La pelota está muy bien y salir con chicas también, pero luego está la realidad del alquiler, las hipotecas y la estabilidad que necesita si pretende formar una familia en el futuro”. El tío de Rafa Nadal, Toni Nadal, considera que “el deporte es duro porque lo único que ganas con el sudor de tu frente son puntos en el marcador”. También duda de que alguien quiera pagar a su sobrino para que siga con su afición y, por este motivo, cree que “Rafa debería poder aspirar a una beca del Gobierno que le diera un sueldo para vivir y concentrarse en aquello para lo que está realmente dotado”.

La iniciativa de Rafa Nadal ha sido tenida en cuenta por otros célebres talentos como el cineasta Alejandro Amenábar, que no descarta tampoco “cobrar algo por mis películas porque me consta que ya hay directores que lo hacen”.