Alianza Editorial está ultimando la traducción de la obra poética de Federico García Lorca “al lenguaje normal que utilizamos habitualmente las personas”. El proyecto nace, según sus responsables, “de la necesidad de llegar a los nuevos lectores en vez de esperar que sean ellos quienes se acerquen a propuestas literarias muy alejadas de las tendencias de hoy en día”.

Aunque la iniciativa no cuenta con el beneplácito de los académicos más puristas, en los centros de enseñanza es vista como “una luz al final del túnel”. Tras leer algunos de los poemas ya traducidos, muchos alumnos han confirmado que “se entiende todo a la primera y ves al autor como un pavo que tiene sus empanadas mentales y sus rollos igual que tú”.

Los traductores apenas han podido conservar versos originales, aunque sí han intentado ceñirse “al espíritu del texto”. Uno de los cambios más discutidos es el que afecta al célebre “Amor de mis entrañas, viva muerte / en vano espero tu palabra escrita”, que se ha transformado en “Te estás columpiando y eso hace que me ralle un poco, ¿sabes?”.

El escritor Ian Gibson, experto en Federico García Lorca, afirma que “esto se veía venir” y lamenta que ni siquiera se hayan respetado los títulos de los poemas originales. “¿Quién va a querer acercarse a un poema titulado ‘Pues la verdad es que este paisaje está bastante bien’? Esto no es frivolizar. Es lo siguiente”, se queja Gibson. Los traductores, sin embargo, se defienden: “Gibson no dudó en cambiar su apellido original por otro mucho más comercial. No sé cómo se atreve a dar lecciones”.

Desde la editorial admiten que algunos fragmentos de la obra poética lorquiana expresaban “profundas sensaciones que difícilmente podían ser plasmadas en un lenguaje no metafórico”. Para estos casos, no se ha dudado en emplear lamentos y onomatopeyas cercanos al lenguaje común, como es el caso del verso “¡Joder joder joder! ¡Hostia puta ya! :-(“.

Si las traducciones son bien recibidas y las ventas respaldan esta nueva estrategia editorial, Alianza no descarta abordar también la traducción de “El Quijote” sin cortarse a la hora de cambiar títulos, referentes e incluso personajes. “El caballo podría ser una Vespa y la obra bien podría llamarse ‘De cañas por las Españas'”, afirman desde la editorial.

Reproducimos a continuación un fragmento de “Estampa del cielo” que ha sido adelantado a los medios de comunicación:

“Me mola quedarme empanado mirando arriba”

Es una putada que el cielo mole tanto y esté tan lejos.
No sé, a veces se me va la olla y pienso que molaría bastante poder tocar las estrellas y tal.
A ver, ya sé que es una paranoia, pero me engorilo y pienso que cuando la palme estaré allí flipádome.
Joder, a veces tengo unas cosas…
¡Si es que soy la polla!