Tras una larga negociación con Francia, el Gobierno de España ha conseguido cerrar un acuerdo para trasladar la sede principal del Ministerio de Economía a Lourdes, muy cerca del santuario al que cada año acuden miles de católicos en busca de un milagro. “Dada la situación actual de la economía española, hemos decidido agarrar el toro por los cuernos y adoptar medidas que favorezcan la pronta recuperación de nuestras finanzas”, explicaba esta mañana la ministra Elena Salgado en una rueda de prensa.

Con la idea de que “el milagro económico es posible”, los empleados de la sede ministerial serán trasladados al Centro de Acogida Notre Dame, donde se alberga a enfermos y discapacitados, hasta que se haya construido el nuevo edificio del Ministerio, que diseñará el arquitecto Santiago Calatrava. “Pienso en un edificio de color blanco, el color del optimismo, y con formas puntiagudas que transmitan fortaleza. No sé por qué pero siempre acabo en lo mismo”, confiesa Calatrava.

El líder de la oposición, Mariano Rajoy, pide coherencia y propone que se sustituya a la ministra por la Virgen de Lourdes “y así de paso nos ahorramos las dietas y los chóferes”.

Pese a las críticas de algunos analistas que aseguran que la medida cuestiona la separación entre Iglesia y Estado, José Luis Rodríguez Zapatero afirma que “hay que transmitir confianza y además un familiar mío tenía muchos problemas de huesos y fue a Lourdes y dejó de experimentar molestias”. Ello prueba, según el mandatario, que “sería una irresponsabilidad no aprovechar el santuario teniéndolo tan cerca, siendo además una decisión histórica que nos convierte en los primeros en tener un Ministerio en otro país”.

El cambio de sede ha sido recibido con indignación por parte de numerosos funcionarios, que consideran insuficientes las promesas de Zapatero, que afirma que el traslado les librará para siempre de la enfermedad. Son también muchos los ciudadanos que sugieren que la sede de la Agencia Tributaria debería trasladarse a Siberia, incluyendo a todos los inspectores.