Diversos arqueólogos españoles han descubierto una serie de pergaminos egipcios de la etapa de Ramsés III en el domicilio particular de la familia de Rosario Garcés. Se desconoce quién puso sobre aviso a los expertos que se acercan a docenas a casa de Rosario, que se niega a dejarles extraer las piezas del marco dorado en el que se encuentran porque compró los pergaminos hace pocos días para tapar una mancha de humedad que no quiere que se vea.

“No sabemos cómo pudieron llegar a manos de Rosario pero todo nos hace pensar que, bajo su domicilio, se podría encontrar una pirámide egipcia”, comenta el arqueólogo José Delgado Bull, de la Universidad de Alicante. “La situación es extraordinaria porque no teníamos constancia de que los egipcios hubieran llegado a España”.

Rosario admite que los expertos han acertado creyendo que debajo de su casa puede haber más restos egipcios. “En el local de mi bloque es donde está el ‘Bazar Hingyao Supersien’. Lo llevan unos chinos, así que supongo que es normal encontrar cosas exóticas y de otras culturas”, comenta la mujer. “Ahí también he comprado unos corales de plástico para el baño. Espero que no me venga el Jacques Cousteau ese a verlos porque aquí no caben ya más expertos. Si lo sé compro unos ‘Lladrós’ o unos Svarovski”, añade.

En el interior del hogar los expertos han localizado también diversas ánforas, una de las cuales es utilizada por la dueña para guardar cápsulas de Nespresso. “A nivel de datación, Rosario nos ha dicho que no puede ayudarnos porque arrancó la pegatina con el precio, la cual quizá incluía alguna información relevante”, explica Delgado. “La buena noticia es que ha encargado unas fotos en grande de su nieto y, cuando las tenga listas, nos dejará quedarnos con los pergaminos mientras no nos llevemos los marcos”, apunta el experto.