(El juego no está disponible para Xbox)

El juego está disponible para Xbox

Todos los contenidos didácticos del juego han sido elaborados por un equipo pedagógico especializado. La aventura comienza cuando Patsy, que es un pequeño topito ciego, tiene que salir de su madriguera para enfrentarse al mundo. En el exterior conocerá a muchos amiguitos y el bebé tendrá que ayudarle a resolver y superar todas las pruebas con las que se va encontrando. El objetivo del juego es conducir a Patsy hacia la guarida de Cisterna, que es un hada de agua que ayudará al topo a hundirse en un remolino y a morir ahogado para dirigirse al Cielo.

“Lo bueno es que el bebé puede escoger al protagonista que prefiera para jugar exactamente la misma aventura: un topo, un leño, un mojón, un muñequito de barro, un churro, un tigretón… Todos son equivalentes a Patsy, así que la ‘rejugabilidad’ está asegurada. Nuestro bebé no se aburrirá ni un segundo”, explica Samfaina. “También es cierto que la mayoría de bebés se durmieron mientras jugaban pero se hicieron caca encma igualmente, lo que significa que asimilaron los contenidos a nivel inconsciente”. De hecho, muchos críos ya empezaron a practicar lo que estaban aprendiendo mientras jugaban. “Algunos incluso varias veces”, precisa Samfaina.

Dada la alta efectividad de “Defe-k con Patsy”, los desarrolladores están pensando en nuevas propuestas lúdicas de contenidos más ambiciosos como “Patsy y la crisis del K-pitalismo”, que intentará concienciar a los bebés de los efectos que la crisis puede tener a largo plazo sobre la cultura occidental.