Jonathan Millán adquirió la semana pasada un ejemplar del célebre iPad, el nuevo dispositivo móvil de Apple. El aparato ha sido diseñado para navegar por Internet, reproducir música y vídeo e incluso realizar llamadas telefónicas. Millán, sin embargo, asegura que lo mejor del iPad es el reloj. “Aparece en un rincón de la pantalla. Es verdad que podría salir un poco más grande aprovechando toda la superficie, pero a mí ya me va bien”, explica este barcelonés de 48 años.

Millán es consciente de que el artilugio tiene más prestaciones pero a él lo que le sedujo fue “que el reloj, al ser electrónico, no hace ese ‘tic-tac’ tan molesto que impide que duerma por las noches”. Aunque le extraña que, siendo tan moderno, el iPad no pueda mojarse “como los Casios”, se conforma con ponerlo junto al espejo del baño mientras se ducha “y así controlo que no llego tarde al trabajo”. Millán insiste también en que el iPad tiene el tamaño ideal para que el reloj no se pierda y además nunca se le gasta la correa. “Se lo recomiendo a todos los amantes de la puntualidad”, sentencia.

La familia de Jonathan Millán aclara que “no lo hace por provocar”. Su mujer, Daura Guishe, recuerda que Millán “se compró un Audi Coupé para poder guardar en su interior unos tiestos llenos de arena que heredó de su difunta madre”. Sus hijos son quienes menos comprenden que su padre haya decidido adquirir un iPad habiendo tantas opciones alternativas. “Yo estudio informática y él sabe lo mucho que me gusta ese aparato, lo útil que me sería. Se me revuelve el estómago cuando veo que sólo lo saca para comprobar qué hora es y luego lo guarda en el bolsillo de la americana, donde antes tenía el reloj de mano. No sé, es gilipollas. Reconoció una vez que había tenido tres hijos porque salieron unos nuevos pañales con velcro y quería probarlos. ¿Qué se puede esperar de él?”, argumenta el hijo mayor de Jonathan Millán.

Apple España confía, según su portavoz, “en que se trate de un caso excepcional y que pronto el señor Millán se tome la molestia de explorar todas las posibilidades que el iPad ofrece”. Millán no ha dudado en responder que está en ello y que hace dos días ya utilizó el dispositivo como base para cortar seis lonchas de jamón dulce.