Un grupo de investigadores de la Universidad de Cambridge ha publicado esta mañana las conclusiones del “Informe nacional del consumo de alcohol, tabaco y drogas” iniciado en 2008 y basado en el estudio de más de 5.000 casos clínicos. La tesis principal de la investigación constata que “las sustancias alteradoras de la percepción modifican la percepción de los individuos que las consumen” y, tomando como referencia las encuestas realizadas, los expertos concluyen también que “esa alteración perceptiva la verdad es que parece estar bastante bien”.

Contra la idea de que los estupefacientes acarrean graves perjuicios y pueden arruinar la vida de las personas, el doctor Showzen, principal responsable del informe, reconoce que “yo mismo he querido contrastar el tópico y la verdad es que, drogado, me siento más sociable y feliz y de momento controlo. Y ya no hablemos del sexo”.

Aunque el informe no va más allá de la simple constatación de que “las drogas parece que están bastante bien en general y más si el género es de calidad”, son muchos los especialistas que creen que “quizá valdría la pena tomarlas cuando nos apeteciera sentirnos mejor”. Showzen, concretamente, ha solicitado al gobierno estadounidense una beca para seguir consumiendo estupefacientes “y proseguir con mis investigaciones al menos cinco años más”.

Pese a las buenas noticias, la investigación advierte que el suministro de pastillas de éxtasis a niños hiperactivos “no es recomendable en horario escolar o en espacios que tengan paredes contra las que la criatura pueda golpearse repetidamente la cabeza”.