Macarena Filde lleva unos días prestando especial atención a Adrián, su hijo de ocho años. La criatura está baja de moral después de que su madre le leyera una carta escrita a mano por el mismísimo rey Melchor. “Su Majestad se ha dado cuenta de que Adrián lleva meses sin jugar con los juguetes que pidió a los Reyes Magos. Y encima no para de pedir más y más cosas. Le llama estúpido, pero es por su bien, no quiere que se vuelva un inútil como su padre”, aclara Macarena mientras Adrián agacha la cabeza avergonzado.

Ni siquiera el menú especial del McDonald’s en el que nos hemos citado consigue animar al niño, que engulle las patatas fritas lentamente y con desidia. “Es su rey favorito y es lógico que ese toque de atención le afecte. Pero Melchor no lo hace para fastidiarle, lo hace para que reaccione” dice Macarena mirando fijamente a su hijo. El niño mira hacia la ventana. Está harto de oír hablar del asunto y quiere pasar página.

La epístola en cuestión es un largo manuscrito que culmina con la firma de Melchor y el dibujo de una corona. El texto está lleno de reproches que aluden también al padre de Adrián, al que se acusa de haber abandonado el hogar familiar “en busca de una mujer más joven que nunca será tu madre ni te querrá como ella”. También se le pide al niño que no moleste ni reclame atenciones “cuando mamá está a gusto con sus amigas” y, sobre todo, exige que deje de pedir regalos “porque ni te has dignado a jugar con la consola que te trajimos desde tan lejos y que tanto dinero costó”. Melchor, finalmente, envía fuerzas a Adrián “para que puedas corregir tu actitud y aprendas a no dar problemas” y asegura también que “tu madre se sentirá mucho mejor y estará más agradable contigo si convences a tu padre para que le pase la pensión para tu manutención cuando toca y sin excusas”.

Macarena asegura que la carta llegó por correo ordinario y dice que al principio pensó en ocultársela a Adrián para que no se sintiera defraudado. “Al final me di cuenta de que yo no soy nadie para filtrarle a mi hijo las cartas que llegan a su nombre. Al fin y al cabo, es un asunto entre él y el rey Melchor y yo no quiero interferir”.

Aprovechando que su madre se ha levantado para ir al lavabo, el pequeño Adrián me confiesa que la carta no le preocupa porque, al contarle lo ocurrido a su padre, éste le explicó que Papá Noel había llamado personalmente para aclarar que la carta de Melchor es otro truco de Macarena, a la que no hay que tomarse muy en serio porque necesita tratamiento psiquiátrico.

McDonald’s de López de Hoyos, Madrid.

– Menú Happy Meal.
– Chicken Supreme.
– Beef Supreme.

Total: 18€.