Todos los españoles que tienen la suerte de poder tomarse unos días de vacaciones esta Semana Santa disfrutan desde hoy de unas temperaturas envidiables mientras tú permaneces en tu lugar de trabajo y lees noticias sobre la Operación Salida. En numerosos hoteles, la ocupación ya alcanza cotas cercanas al 70% y algunos de sus huéspedes -entre ellos, tu propio jefe- se animarán a darse el primer chapuzón en la Costa de Levante, contribuyendo a dibujar un paisaje vacacional que a ti te parece ahora mismo de otro planeta.

“No entiendo por qué hay gente que se queda en su lugar de trabajo”, dice una madrileña que se ha animado a hacer una “escapadita” a Tenerife. “Francamente, me parece una estupidez quedarse trabajando con este tiempo. El agua está buenísima. ¿Qué tontos, no? Para estar en el tajo perdiendo el tiempo y leyendo páginas de humor, que se pillen vacaciones, digo yo”.

Incluso el presidente José Luis Rodríguez Zapatero ha decidido olvidarse de la crisis por unos días y descansar en un “hotelito con encanto” cercano al mar junto a su familia. Sin embargo, no ha querido olvidarse de “todos los pringados” que han decidido voluntariamente “quedarse para levantar el país” y ha tenido unas palabras para ellos mientras atendía a unos periodistas: “Tampoco se está tan bien de vacaciones, no creáis, lo digo con toda rotundidad. Al final te aburres del sol, de la playa, de la siesta y de levantarte tarde. Todos los españoles estamos muy orgullosos de vosotros y os mandamos todo nuestro apoyo. Nuestro cuerpo estará disfrutando del sol pero nuestros corazones estarán delante de un ordenador, junto a vosotros”.

El buen tiempo, en definitiva, ha levantado olas de optimismo en el sector hotelero, muy castigado por la crisis, y los amantes del ocio han podido elegir entre el sol y la playa, la solemnidad de las procesiones o el esquí para disfrutar de las vacaciones. Tú, en cambio, como todas las semanas, sólo habrás podido elegir qué hacer primero: atender al teléfono, contestar e-mails, pelearte con la fotocopiadora de la oficina o apagar las computadoras de aquellos que se las dejaron encendidas antes de abandonar su lugar de trabajo el pasado viernes.

Los pocos españoles que trabajéis esta semana os podréis consolar, sin embargo, con las cifras de muertos de la DGT o bien revisando los nuevos carteles de helados de esta temporada, que acaban de ser editados y vienen cargados de novedades.