El doctor Cañadas, del Hospital madrileño Puerta de Hierro, ha efectuado con éxito el primer trasplante de corazón latino a nivel mundial. Le ha sido realizado a un adolescente sosainas “con déficit de bilirrubina y de sangre caliente” y ha sido posible gracias a la donación de una joven mulata de 35 años que, antes de morir atropellada mientras bailaba merengue en una autovía, decidió noblemente donar “todo su ‘asúcar’ y sabor” a quien le hiciera falta.

El principal inconveniente a la hora de llevar a cabo este tipo de trasplantes radica, precisamente, en la falta de donantes. “La gente sabrosona no suele tener problemas de salud, por lo que raramente mueren cuando son donantes aptos”, comenta el doctor Cañadas.

Durante la operación no dejó de sonar música “merengona” y, según las enfermeras que asistieron al trasplante, el doctor movió los pies graciosamente y con la precisión que le ha dado fama. Además, ninguna de ellas pudo negarle un baile.

Cañadas ha subrayado que el año pasado fueron desechados 75 corazones porque no cumplían con los mínimos para ser considerados “latinos de verdad”. “Con un corazón poco adecuado, el receptor difícilmente podría aguantar tres o cuatro bailoteos. Cuando se realiza un trasplante de estas características lo que se busca también es calidad de vida”, explica. “Queremos para el paciente una fiesta sin final, llena de sol, vida y cachondeo”.