Vicente Artesonado, diseñador residente en Burjassot (Valencia), ha decidido poner a la venta el Opel Corsa de color rojo que le ha acompañado durante más de diez años. “Su comportamiento ha sido impecable durante todo este tiempo, aunque también es cierto que lo he cuidado muy bien. Le pongo siempre gasolina de 98 octanos, que es más cara pero mima más el motor”, explica. Sin embargo, Vicente ha decidido ahora “intentarlo con el nuevo Mini”, lo cual le obliga a desprenderse de un coche con mucha vida por delante y disponible sólo por tres mil euros.

“Vicente es de esos que le pasa el trapo al coche los domingos y que cierra la puerta con cuidado para que no haga ruido. Yo me fiaría” declara un vecino del vendedor. “Dieciséis válvulas, sesenta y ocho caballos… no sé, la verdad es que es una buena opción para moverse por ciudad” reconoce Adrián, hijo de Vicente, que no se queda con el Opel Corsa “porque no tengo el carné y tampoco lo necesito”.

De momento, el automóvil no tiene pretendientes y Vicente cree que “vivimos en una sociedad consumista que se declina siempre en futuro, pero a veces no valoramos lo que tenemos frente a nuestros ojos”. Artesonado es consciente de que hay cierta contradicción entre su crítica al consumismo y la atracción que siente por el nuevo Mini, pero se justifica: “Me gusta el nuevo Mini, pero no porque sea nuevo. Dentro de diez años me seguirá gustando el nuevo Mini. El Opel Corsa también me gusta como hace diez años, pero es que sólo tengo una plaza de parking. Cuando venda el coche quizá pueda comprar otra plaza, aunque entonces ya no tendré el Opel Corsa. No sé, es complicado todo esto. Pero el coche va como la seda”.