Fantasía épica y escotes de vértigo.

Fantasía épica y escotes de vértigo.

“Por algún motivo, los jóvenes no se sentían atraídos por nuestras pequeñas obras de arte” explica Joan Lladró, directivo de la marca. “Y a ver para qué quiere uno tener tiendas por todo el mundo si todas están llenas de viejas que se pueden morir en cualquier momento. Hay que apuntar a los jóvenes, que son los que podrán seguir comprando durante años”.

Tras un riguroso estudio de mercado en el que se investigaron las preferencias y tendencias de la juventud, se llegó a la conclusión de que debían fabricarse “figuritas de Fernando Alonso y de mujeres desnudas con grandes pechos y caderas que incitaran al consumo y al sexo”. Debido a la imposibilidad de conseguir que Alonso cediera sus derechos -el piloto argumentó que una figura de porcelana no podría correr a 200 kilómetros por hora sin romperse-, se optó por fabricar lo segundo.

Una vez finalizado el estudio, se encargó la fabricación de más de 3000 figuras “que estuvieran macizorras” y se entregaron varias revistas masculinas a los escultores y fabricantes del taller de Valencia. “Todo el mundo sabe que las piezas de porcelana están huecas, se han hecho siempre así. Pero, por algún motivo inexplicable, nuestros artesanos han fabricado casi 4000 figuras que están rellenas por dentro. Son todas de porcelana maciza y pesan una barbaridad, así que nos hemos quedado sin material para fabricar otra cosa”, explica Lladró.

Este hecho ha inflado los precios de la serie “Pavas cañón”, por lo que, si esta última estrategia comercial fracasa, la marca deberá afrontar una severa crisis que podría implicar el cierre de gran parte de las tiendas que tiene por todo el mundo.