“Mi madre está prácticamente alienada porque no habla de otra cosa ni vive para otra cosa. Espero que el tiempo mejore porque está tan ocupada que no quiere hacerse cargo de sus nietos”, comenta una mujer de 42 años.

“Eso sí, al menos la tengo entretenida y sé que disfruta muchísimo estos temporales aunque pongan su salud en peligro”, añade.

Según cuenta, hace dos días la afectada quedó con unas amigas “para andar” y estuvieron tomando muestras de nieve de las cunetas para analizarlas.

Sin embargo, y pese a las discusiones “extenuantes” que mantienen entre ellas, son pocas las mujeres mayores que han tenido que ser hospitalizadas a causa del frío, según las autoridades. Sólo dos señoras de Madrid tuvieron que ser atendidas después de pelearse entre ellas. Al parecer, empezaron a enseñarse la una a la otra todas las prendas que llevaban para combatir las bajas temperaturas y, según algunos testigos, “se picaron”:

“Una empezó a alardear diciendo que llevaba tres capas de leotardos, la otra replicó asegurando que llevaba dos bolsas de agua caliente debajo de la camisa, y así todo el rato, que si tres calcetines, que si dos gatos atados a los riñones…”, declara un testimonio de la reyerta.