Hoy toca hablar de uno de esos autores relativamente desconocidos que sonará bien poco a todo el que no sea amante de la novela policíaca. Ese es mi caso. Se trata de Stieg Larsson.

Su debut literario no presagia nada bueno a priori ya que se trata de la novelización de la película homónima estrenada hace poco. Del film puedo opinar pues me lo he descargado con el eMule desde la Internet. Se trata de una película de alto contenido erótico que roza y, a veces supera con creces, lo pornográfico. El título original en inglés, “Boy zone”, ha sido traducido aquí por el más alegórico “Los hombres que no amaban a las mujeres”. Y en cierta manera capta mejor la esencia de la cinta pues el argumento gira en torno a un grupo de buenos amigos que se sodomizan.

Sin embargo (y aquí está la sorpresa agradable) la novelización de la película se toma algunas libertades respecto al original. Desarrolla algo más la trama e introduce algunos personajes secundarios que no son sodomizados. Es más, toda la acción se traslada a Suecia en vez de transcurrir en un sórdido sótano forrado con plástico.

El personaje protagonista, en cualquier caso, sí respeta bastante el referente de la película e, incluso, pierde algunos matices interesantes en su salto al papel. Se trata de un periodista sueco (lo que ya nos prepara para una buena dosis de ciencia ficción) que acepta el encargo de investigar la desaparición de una adolescente, ocurrida varios años antes.

Entonces (y aquí está la sorpresa desagradable) la trama se vuelve realmente confusa, pues empiezan a aparecer personajes con nombres suecos, cosa que hace prácticamente imposible seguir el hilo, pues uno los confunde con muebles de Ikea.

Para llevar a cabo su investigación contrata a una “hacker”. Debo confesar que mi nivel de sueco no es lo suficientemente bueno para saber qué es eso y me pregunto por qué los traductores no se tomaron la molestia de cambiarlo (y ya de paso, los nombres de los personajes por otros en castellano, como Juan, Alejo o etc.)

En cualquier caso la chica se comporta como una prostituta, por lo que deduzco que se trata de una adolescente, y tras varios ires y venires por Suecia, resuelven el caso muy satisfactoriamente dejando tras de sí una alfombra de cadáveres.

En definitiva, se trata de una novela complicada en su lectura y hermética en su comprensión, no apta para consumidores de best sellers. Quizá pudieran reprochársele los excesivos guiños a “El código Da Vinci” (el protagonista “descorcha un buen vino” en varias ocasiones y utiliza un Mac) y también la moraleja metida con calzador de que los hombres suecos odian al sexo femenino y son poco menos que una organización armada dispuesta a acabar con las mujeres. Supongo que debe de ser una imposición de la férrea censura del país nórdico.

Resumiendo: un regalo original de cara a la Navidad para los intelectuales de la familia y poco más. Seguiremos la pista del señor Larsson, quien, según leo en la Wikipedia, jugó como delantero en el F.C. Barcelona.

“Los hombres que no amaban a las mujeres”, de Stieg Larsson (Ed. Destino, 2008)
640 páginas. 22’50 euros.

Calificación: 5 estrellas.