El biólogo Roberto Albarado lleva más de dos años investigando para dar con la vacuna definitiva contra el virus de inmunodeficiencia humana. Su único objetivo es “salir en el telediario de La Sexta, que desde que inauguraron la cadena me hace ilusión”. Albarado espera que acabar con los seis millones de muertes anuales por la enfermedad en todo el mundo sea motivo suficiente para que le dediquen “al menos una pieza de tres minutos con declaración”.

Michael Weinstein, jefe de la Fundación de Asistencia Sanitaria del SIDA de Estados Unidos, dice que ha aparecido cinco veces en The New York Times “pero aún tengo ganas de salir y por eso sigo luchando contra el virus”.

“Desde pequeño ha sentido un interés especial por las cámaras porque es muy presumido y luego disfruta viéndose una y otra vez” reconoce la madre de Roberto. “A los cinco años ya insistía para que su padre le donara un riñón. Quería ser el primer niño español con tres riñones porque sabía que sería carne de Informe Semanal”, añade.

Albarado considera que la medicina y la biología son las profesiones más susceptibles de ser reconocidas mediáticamente. “Yo no quiero que me saquen por ganar la lotería o por pegar a un niño, que sería lo fácil. Quiero que la gente me vea y piense que soy la hostia”, afirma sin ningún pudor. “Además sé que, por mucho que me critiquen por querer salir a toda costa, luego pensarán: ‘Joder, será lo que tú quieras pero ha curado el SIDA’. Ahí es donde quiero llegar, y si es a través de La Sexta, pues mucho mejor”.