Según un estudio de la Universidad del País Vasco que Euskobarómetro hará público este otoño, el 42% de los vascos finge sus erecciones, frente a un 34% que no tiene problemas de erección y el 24% restante que sí los tiene pero que no finge nada. Los autores del estudio atribuyen el resultado a que para los hombres del País Vasco hay cosas más importantes que el sexo. “Para ellos el sexo está bien”, argumenta Ainoha Novo, miembro del equipo de investigación, “pero siempre por detrás de los amigos, la comida, Dios, el monte y la madera; y luego, si no están cansados, vale, un rato”.

Las erecciones simuladas no sorprenden en Euskadi ya que, según Novo, “las mujeres también fingimos orgasmos”. Algunos hombres, al ser preguntados acerca de cómo consiguen copular con el pene flácido, simplemente comentan: “Pues se hace y listos, así, con dos cojones”. Hasta que lo ha hecho Euskobarómetro nunca nadie les había preguntado acerca de esto, motivo por el cual nunca se habían planteado que fuera necesario tener el miembro erecto para hacer el amor. “Si no se mete sola, la metemos con la mano, que no cuesta tanto, joder”, explican en la Universidad del País Vasco, donde añaden que “si hasta ahora nunca hemos tenido problemas para tener hijos, ¿a qué viene esta encuesta?”.

El equipo de investigación que dirige Francisco J. Llera está ultimando la elaboración de un estudio acerca del funcionamiento del aparato excretor en la provincia de Vitoria, aunque no ha trascendido nada. “Sólo hablaré cuando no haya niños delante” adelantó, misterioso.