Estos días el calor aprieta más que nunca y parece mentira teniendo en cuenta que hace relativamente poco aún había que salir a la calle con una rebeca o un jersey. De todos modos, nunca se sabe porque, cuando el sol se esconde, empieza a refrescar y realmente una chaquetita aunque sea de esas tejanas no molesta en absoluto. Y más teniendo en cuenta que la gente no tiene medida con el aire acondicionado tanto en el trabajo como en los locales públicos, y no es raro tener que sufrir dolor de garganta o congestión nasal como si estuviéramos en pleno mes de diciembre.

Con el calor ya no apetece comer tanto y en las terrazas empieza a estarse bien, sobre todo porque aún no están del todo masificadas excepto en zonas donde hay muchos turistas. Pero en esos sitios está así todo el año, sea o no sea verano. El agua del mar aún debe de estar bastante fría, pero hay gente que incluso se baña en invierno y, a decir verdad, sólo se pasa mal al entrar pero después el cuerpo se acostumbra enseguida a la temperatura. Los que no tienen playa no tendrán más remedio que recurrir a la piscina, a la que además muchos empezarán a llevar a los niños que ya no tendrán colegio.

“El tiempo pasa que es una barbaridad” apuntan desde Medio Ambiente. “Aún me acuerdo de aquellas nevadas terribles que sufrimos y cualquiera diría que hace cuatro días de eso. Ahora sólo cabe esperar que el verano que llega no sea tan extremo en cuanto a temperaturas se refiere, no únicamente por lo molesto que resulta el calor sino por los incendios, que cada año tiene que pasar algo y la verdad es que es una pena”.

Ángel Rivera, jefe del Área de Predicción y Aplicaciones del Instituto Nacional de Meteorología (INM), recomienda a los ciudadanos que “vayan pensando dónde quieren pasar las vacaciones porque si no les ocurrirá lo que a mí el año pasado, que queríamos ir a un hotel en la playa con mi familia y resulta que no había plazas”. Rivera alude a un incidente ocurrido el pasado mes de agosto que estuvo a punto de provocar su dimisión en el Área de Predicción del INM.