Susie no mostró arrepentimiento.

En el juicio, que empezó el viernes en Nevada, la pequeña Susie no sólo reconoció el dibujo que le enseñaron como propio, sino que dijo que también le gustaba dibujar a muchos otros personajes sin mostrar signos de arrepentimiento. Esto no ayudará a convencer de su inocencia a un jurado conmovido por los argumentos del gigante del cine. Uno de los momentos más tensos se vivió cuando se mostraron dibujos y fotogramas originales de películas de Pluto y las imitaciones de Susie, que fueron abucheadas por algunos accionistas de Disney, presentes en la sala. Minutos más tarde fueron expulsados por el juez cuando se pusieron a gritar pidiendo justicia.

Robert Casey, uno de los quince abogados que defiende a Disney, llegó a enrojecer los ojos de algunos miembros del jurado cuando recordó todo lo que la productora de títulos como “Bambi” y “Aladdín” había hecho por niños como Susie, para que luego no tuvieran en cuenta la delicada situación económica de la productora y violaran sin reparos sus derechos de propiedad intelectual. Al salir del juicio, Casey se mostró tranquilo y confiado. “Creemos que hemos conectado con el jurado, Susie y la joven abogada que la defiende no tienen mucho que hacer. La niña ha reconocido que ella es la autora del dibujo y además ha estado dibujando durante la intervención del perito, aunque no sabemos si eran personajes de Disney, por lo que no hemos hecho intervenir al alguacil”.

Hubo dos testimonios clave durante la vista del viernes. El primero fue el perito que ha confirmado que el dibujo de Susie representa, sin lugar a dudas, al famoso perro de Mickey Mouse. El segundo fue el padre de la criatura, quien no dejó de hablar de lo bien que dibuja su hija pese a tener cinco años, lo cual probablemente ha hundido aún más a la pequeña, que no ha dejado de saludar y lanzar besos a todo el mundo en un desesperado intento de renovar su imagen.

Al final de la sesión, el juez ha pedido a los periodistas que recuerden la presunción de inocencia e intenten evitar los juicios paralelos.