Álvaro del Castillo en la fotografía de la solapa de su exitoso ensayo sobre Antonioni.


El abatimiento y la tristeza se han apoderado de la redacción de El Mundo Today al conocerse la noticia. Álvaro del Castillo, nuestro crítico de cine y enviado especial al Festival de cine de Berlín, ha sido encontrado muerto en su butaca tras la gala de clausura y entrega de premios de anoche. Günter Schopenhauer, responsable de los servicios médicos del Festival alemán, ha declarado que Álvaro llevaría varios días muerto en su asiento, sin que nadie de la sala se percatara de ello, y pese a los crecientes comentarios de que, este año, algo olía mal en la Berlinale. 

La organización ha pedido sinceras disculpas por el descuido y ha anunciado la formación inminente de una comisión para investigar cómo un cadáver pudo estar tantos días en la platea sin ser descubierto. Las primeras voces sobre los riesgos sanitarios que un suceso de este tipo lleva emparejados no se han hecho esperar. Las primeras pruebas médicas muestran claros indicios de que el trágico desenlace fue consecuencia de una crisis de aburrimiento. A la espera de una segunda autopsia que confirme la fecha, esta crisis se habría producido el pasado 9 de febrero, durante el pase de prensa de la película “Singularidades de una chica rubia”, del centenario director portugués Manuel de Oliveira. 

De Oliveira recogiendo el premio honorífico.

Álvaro del Castillo, diplomado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, estaba considerado como una de las grandes promesas de la crítica española. Autor de “La acción cinematográfica según Antonioni” (Paidós, 2008), extensión de su trabajo de fin de carrera, este ensayo le había reportado todo tipo de parabienes académicos. De ilusionante vocación crítica, Álvaro es el primero de nuestros colaboradores que fallece de manera inesperada en acto de servicio. Su simpatía y jovialidad no serán olvidadas fácilmente por la redacción de El Mundo Today.